Red de Liceos SOFOFA homenajeó a dos asistentes de la Educación que dejarán nuestra comunidad educativa

Más de treinta años dedicados al servicio de la educación, desenvolviéndose en diversas labores dentro de sus respectivos Liceos de nuestra comunidad educativa, José Gómez y César Inostroza, tomarán distintos caminos, ambos dejando una huella imborrable en los establecimientos que los vieron llegar, crecer y marcar un antes y un después en la vida de muchos de sus colegas y directores.

El Gerente de Educación, Pablo Kusnir, recibió a los dos asistentes de la Educación, quienes llegaron acompañados de los directores de los respectivos Liceos, además de compañeros de trabajo que quisieron despedirlos.

José Gómez Morales, encargado de mantención eléctrica del Liceo Agustín Edwards Ross de San Miguel, comenta que siempre ha hecho su trabajo con mucho cariño, porque le encanta lo que hace, además piensa que una persona debe trabajar hasta que pueda, con la misma agilidad de siempre y asegura que quería salir bien de su trabajo y por eso la decisión de dejar Red de Liceos SOFOFA.

Sin embargo, miles de historias le vienen a la mente cuando recuerda sus primeros pasos en el Liceo, el más importante para él fue cuando egresó de la carrera, ya que estudiaba y trabajaba al mismo tiempo, justo el mismo día le avisaban que su hijo estaba por nacer, afirma que para él el Liceo es toda su vida, “empecé a trabajar muy joven, acá fui feliz, conocí amigos, pude mantener a mi familia y me voy con todo lo aprendido, a este Liceo le debo mi vida”.

Por su parte César Inostroza Zúñiga, Asistente de educación del Liceo Domingo Matte Pérez de Maipú, afirma que para él este colegio ha sido lo máximo. Este año cumplió 52 años trabajando en el establecimiento, también agregó que una de las satisfacciones más grandes es ver todo lo que ha crecido el colegio, porque llegó cuando era un lugar pequeño, después empezaron a crear talleres, gimnasio y todo comenzó a crecer hasta llegar a lo que es hoy y que sentía que al ver esto era como si en su propia casa realizaran una ampliación.

Sin lugar a dudas, una de las anécdotas que más recuerda fue cuando estaban a punto de salir de vacaciones de invierno y que desde la Corporación dieron la orden de juntar toda la ayuda para las familias damnificadas, asegura que fue un temporal tremendo y que pese al frío estuvieron unidos por una causa mayor, logrando el objetivo.

Otra de las historias que lo marcaron fue cuando en el año 1977 formó la selección de fútbol del Liceo, tuvo una excelente campaña, el título fue disputado en el Estadio Santa Laura y salieron campeones. Hasta hoy esa copa está en el Liceo junto a una foto de él en la competencia.

Finalmente enfatizó que, “me siento como un gladiador, un gladiador que ingresa a la arena, no sabe qué es lo que le espera y en este momento el gladiador se retira con el emperador indicándole que no muere”.