Gran experiencia vivieron alumnas del Liceo Benjamín Dávila Larraín en Roma

Aprendizaje de vida, gratificante y único, de esta forma las alumnas del Liceo Benjamín Dávila Larraín de Renca describieron su participación en el proyecto «Diseña el cambio» realizado en el Congreso de Roma.

Lo que partió siendo una iniciativa que buscaba fomentar las áreas verdes dentro de la comuna de Renca, terminó transformándose en una ayuda para la comunidad  y un proyecto que traspasó fronteras. Así es como Ailine Varela, Camila Molina e Isidora Velásquez, todas de Tercero Medio, acompañadas por su profesora Jefe, Bernardita González , viajaron hasta la ciudad capital del mundo Católico para presentar su idea.

Según relatan las propias alumnas, ésta ha sido una de las vivencias más lindas que les ha tocado experimentar, “el hecho de ir y de compartir con personas de otros países, saber lo que ellos hicieron para generar un cambio común fue algo muy enriquecedor, porque a fin de cuentas intercambiamos proyectos, ideas, dimos a conocer nuestro proyecto y lo más impactante aún es que logramos que los participantes se interesaran muchísimo y nos hicieran demasiadas preguntas».

Sin lugar a dudas que para las estudiantes compartir aprendizajes, observar qué necesitaba cada país y sociabilizar con otros estudiantes fue lo más inolvidable, además de comprender que todos tenían un bien común, que era aportar o hacer un cambio en la vida de las personas.

Un itinerario cargado de actividades, donde el objetivo era concientizar y comprender cuáles eran las necesidades más urgentes. “Uno de los casos que más nos marcaron fue un proyecto presentado por alumnas de la India, donde exponían acerca de la discriminación que vivían a diario y la cantidad de violaciones que ocurrían en su país, en sus propios barrios. De hecho todas las niñas que estaban ahí, que no tenían más de 13 años, fueron abusadas sexualmente. Ellas solo querían ser escuchadas y contar sus historias de vida para que nadie tenga que volver a pasar por lo mismo”, comentaron.

Una cumbre que sólo trajo experiencias positivas, aprendizajes y crecimiento personal, de las cuales las jóvenes no dudaron en compartir y  hacer parte a sus compañeros de esta aventura inolvidable.