Estudiantes del Liceo Benjamín Dávila Larraín compiten en importante proyecto

En el marco del Desafío Diseña el Cambio, alumnos del Liceo Benjamín Dávila Larraín fueron invitados a participar en la Primera Cumbre Global de Niños Yo puedo, a realizarse este año desde el 27 al 30 de noviembre en Roma.

El grupo observó su entorno, es decir, lo que veían dentro de su Liceo, en el camino a sus casas y en sus propios barrios. La falta de áreas verdes, el poco espacio disponible para jardines y huertos y la pérdida del hábito de cultivar en las familias. Dada esta problemática, decidieron trabajar en torno a la falta de áreas verdes en la comuna de Renca. Pero los alumnos quisieron realizar un análisis profundo, por lo que decidieron aplicar una encuesta entre sus pares y a los apoderados.

Para seguir recabando información los jóvenes se entrevistaron con la Jefa del Departamento del Medio Ambiente y encargada de áreas verdes de la Municipalidad de Renca, para obtener antecedentes de las políticas en torno a la problemática escogida dentro de la comuna y los alcances que ésta pueda tener.

Luego el problema se redefinió desde la falta de áreas verdes en la comuna a potenciar un espacio físico que ya existe, correspondiente al espacio abandonado en el jardín infantil “El mundo de los niños”. Así, el proyecto tomó más impulso y los jóvenes se sintieron más entusiasmados y comprometidos.

El grupo de jóvenes conoció el terreno, se entrevistó con su directora y establecieron el espacio a trabajar y definieron cuáles eran los recursos físicos necesarios. Paralelo a esto, concientizaron a los apoderados del Liceo Benjamín Dávila Larraín sobre la importancia y beneficios de las áreas verdes.

Finalmente llegó el día de tomar las herramientas y trabajar. Limpiaron el terreno, prepararon el sector para el huerto y plantaron las plantas medicinales. Compartieron con los niños y las tías. Establecieron compromisos de cuidado del huerto y talleres informativos de los beneficios de las plantas medicinales que ahora tiene: melisa, menta, lavanda, ruda, apio, poleo, aloe vera, toronjil y tomillo.

Éste ahora es un espacio abierto a la comunidad, siendo una muestra de lo importante que son los espacios verdes en las comunidades.