Alumnas del Liceo Benjamín Dávila Larraín viajan a Roma a presentar innovador proyecto

Tras una invitación que se gestó desde Corporación SOFOFA para participar en el desafío Diseña el cambio, Organización Internacional que nace en la India y que tiene presencia en más de 64 países, los alumnos del Liceo Benjamín Dávila Larraín decidieron formar parte de esta iniciativa.

Esta Institución realizó una convocatoria a todos los colegios desde pre kínder a Cuarto Medio para que los alumnos sean agentes de cambio, bajo el eslogan “Yo puedo” y de esta forma, sean capaces de transformar el mundo.

La Profesora Jefe del Tercero Medio A del Liceo, Bernardita González, le planteó a los alumnos que miraran su entorno y que fueran capaces de ver qué les molestaba, cuál era el problema y cómo lo podían solucionar. “En ese momento, justo salió una noticia que la Organización Mundial de la Salud (OMS) proponía una cantidad de áreas verdes; 16 metros cuadrados por habitantes y en Renca sólo habían nueve, entonces un alumno de nuestro curso compartió ese dato y ahí empezaron a dialogar al respecto y ver cuáles eran las posibles alternativas”, aseguró la docente.

Diseña el cambio cuenta con cuatro etapas: siente, imagina, haz y comparte y fue en la clase de medioambiente donde surgió el proyecto de los alumnos de Tercer año Medio. “Nuestra idea es tratar de enseñarle a las personas, de traer nuevamente la cultura antigua de tener aguas de melisa para el dolor de estómago, por ejemplo. Nosotros enseñamos además a reutilizar con envases de yogurt vacío, que las personas pongan en el recipiente una planta pequeña. La finalidad es crear algo grande en un espacio pequeño”, aseguró Ailine Varela, Camila Molina e Isidora Velásquez, alumnas del Tercer año Medio A.

De esta forma los alumnos llevaron a cabo el proyecto en el jardín infantil “El mundo de los Niños”, que se encuentra ubicado a la vuelta del Liceo en la comuna de Renca.

“Ellos tenían un espacio que estaba en desuso, de hecho era el patio de la bodega. Estaba lleno de escombros y ahí había un invernadero que ya no funcionaba, solo era maleza, piedras, basura y la idea era recuperar el espacio y ustedes se preguntarán, ¿por qué en un jardín?, porque los niños son los primeros en aprender y llevar esa cultura a la casa. Así que entre todos limpiamos el lugar y dejamos un espacio abierto a la comunidad, así que ahora está disponible para las personas que trabajan ahí, para los apoderados y cualquiera que lo quiera visitar”, agregaron las estudiantes.

Tras presentar unos vídeos, recibieron el tan esperado llamado de que su proyecto había quedado seleccionado y que tendrían la gran oportunidad de viajar a Roma. “Cuando estemos allá, tenemos que presentar el proyecto delante de todos los participantes a la cumbre. Son dos días, donde participan 64 países, será una especie de mercado de proyectos, donde los jóvenes harán preguntas y tratarán de encontrar soluciones a problemas cotidianos que nos aquejan a todos”, afirmó la profesora Bernardita.

Finalmente las alumnas enfatizaron que, “en esta cumbre lo que haremos será compartir experiencias con el resto. Nosotras nos sentimos muy emocionadas, nerviosas y con una gran responsabilidad. Al principio nunca creímos que se interesaran en nuestro proyecto, pero no, nos dimos cuenta que podemos ser un gran aporte para la sociedad. Nos hemos preparado arduamente y lo único que queremos es  dejar en alto el nombre de Chile y por supuesto de nuestro Liceo”.